domingo, 14 de marzo de 2010

EMBARAZO Y DENGUE: RIESGOS Y PREVENCIÓN

Mosquito Dengue

En muchos países del tercer mundo, el dengue se ha convertido en una verdadera epidemia que afecta a una importante porción de la población, que incluso puede llegar a provocar la muerte de gran parte de los infectados.

Uno de los grupos de mayor riesgo ante la epidemia que transmite el mosquito Aedes Aegypti se centra en las mujeres embarazadas, las cuales deben tomar especiales precauciones para prevenir contraer la enfermedad del dengue.

En un reciente estudio realizado por los doctores Reinaldo López Barroso, Isabel Deulofeu Betancourt y Carlos Felipe Domínguez Eljaiek, oriundos de Cuba, en base a los casos atendidos en el Hospital General Clinicoquirúrgico Ginecoobstétrico Santiago de Cuba, se llegó a la siguiente conclusión:

“La investigación arrojó que las manifestaciones clínicas de la enfermedad en las embarazadas eran similares a las del resto de la población y que su forma hemorrágica incrementó la morbilidad y mortalidad maternoperinatal, pues la única fallecida había presentado esa variedad”.

Se estima que el dengue es una enfermedad que pone en riesgo la salud de las embarazadas debido a que se trata de una infección que puede afectar al embarazo y a los bebés recién nacidos. Aunque por el momento no se ha confirmado la peligrosidad de contraer la infección durante la gestación, ésta puede llegar a provocar serios inconvenientes para la salud de la madre y del niño.

En un gran porcentaje de mujeres embarazadas que contrajeron el virus del dengue, se comprobó que una vez infectadas comenzaron a experimentar frecuentes contracciones provocadas por la infección, lo que puede llegar a aumentar el riesgo de parto prematuro, e incluso de aborto espontáneo.

También se detectaron casos en los que se produjo hemorragia vaginal, en mujeres que padecían de dengue hemorrágico, lo cual desencadenó nacimiento de recién nacidos deprimidos.

Los síntomas

El virus del dengue se manifiesta con una serie de síntomas claros, con aparición de fiebre acompañada de cefalea, dolor en las articulaciones y los músculos, malestar general y erupción cutánea, incluso puede llegar a provocar náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal.

Cómo prevenirlo

Lamentablemente, por el momento no existe un tratamiento específico para contrarrestar los efectos de la infección por el virus del dengue, por lo cual es de vital importancia tomar los recaudos necesarios para evitar contraer esta enfermedad, sobre todo en los casos de mujeres embarazadas.

Para no convertirnos en víctimas de esta enfermedad, en principio es importante evitar visitas a lugares donde se hayan detectado casos de dengue, como así también no mantener contacto con personas que padecen la infección.

Por otra parte, es aconsejable implementar las medidas necesarias para controlar las picaduras de mosquitos, utilizando repelentes, enrejados en las aberturas de puertas y ventanas y demás.

Es fundamental no descuidar la limpieza de recipientes con agua y cualquier otro tipo depósito de agua que se tenga en el hogar, ya que ese es precisamente el tipo de ambiente que requiere el mosquito del dengue para reproducirse.

Por último, es imprescindible que ante la aparición de cualquiera de los síntomas, se realice una consulta con el médico.

JR | BVS


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LO MÁS LEÍDO

UNICEF PERÚ

ANIMAL PLANET

LEE CON TU HIJ@

ENSÉÑALE A TU HIJ@ AHORRAR

SONRÍE SIEMPRE

SONRÍE SIEMPRE
38713_1_Monstruossupersanos_ok.jpg

Valentín Fuster y Barrio Sésamo unidos para una mejor salud infantil.

ARCHIVO DEL BLOG

INVERSIÓN EN LA INFANCIA

REAL ACADÉMIA ESPAÑOLA

REAL ACADÉMIA ESPAÑOLA
Diccionario

PRONIÑO

PRONIÑO
Telefónica

CONSUMER EROSKI